El laboratorio clínico esta jugando un papel más relevante en esta pandemia y ya no sólo debe enfocar su interés y esfuerzo a las pruebas moleculares para confirmar el diagnóstico de COVID-19, ya podemos encontrar literatura de los primeros resultados de la experiencia en los países que ya han padecido y enfrentado esta pandemia, los profesionales de la salud de estos países han difundido y mencionado parámetros o pruebas del laboratorio que se han visto afectadas en muchos de los pacientes que han cursado con COVID-19, de hecho hay algunas pruebas que se están perfilando cómo parámetros que permiten dar seguimiento y pronosticar la evolución de la enfermedad, varias de estas pruebas estan disponibles de manera rutinaria en el laboratorio y con resultados en tiempo muy corto, lo que permite tener ventanas de oportunidad para revisar la evolución de la enfermedad y en los casos procedentes optimizar los servicios hospitalarios y dar un enfoque terapéutico más específico.

Debemos considerar que en el momento de tener el contagio se abren cuatro escenarios de cómo podemos transitar la enfermedad COVID-19.

Los posibles cuatro escenarios por donde transitan los contagiados con COVID-19

Uno de los artículos que nos puede servir cómo punto de partida para enfocar las pruebas de mayor utilidad en el laboratorio nos muestra de manera clara seis pruebas que evidencian que seguir su comportamiento otorga a los profesionales de la salud un indicador que los puede conducir a tomar decisiones más oportunas.

Cómo se puede observar en la figura anterior estos seis parámetros publicados muestran diferencias de comportamiento entre los pacientes que sobrevivieron a la enfermedad y aquellos que fallecieron. Son pruebas que en conjunto con otras pruebas de laboratorio se han venido incorporando y demostrando su utilidad en la práctica diaria, además que han sido referidas en citas o experiencias en otros países y algunas de ellas hemos comenzado a constatar su utilidad en nuestro país para tomar decisiones.

Lo anterior está conduciendo a que los pacientes que inician los síntomas de la posible COVID-19, el medico que los asista no sólo le indique realizarse la prueba molecular para SAR-CoV-2 virus que genera COVID-19, sino que se realice un perfil de pruebas básicas que son del manejo común de los laboratorios. Empleando toda la información disponible las pruebas recomendables en los primeros días de los síntomas son:

  • Biometría hemática que incluye toda la serie blanca (donde se encuentran marcadores muy útiles cómo linfocitos, neutrófilos y en general los leucocitos lo que da una idea de activación de nuestro sistema de defensa interno).
  • Ferritina. – asociada principalmente al síndrome de respuesta inflamatoria
  • Dímero D.- útil en problemas de coagulación y que diversas citas asocian su incremento en COVID-19
  • Lactato deshidrogenasa. – cuando se produce daño en tejidos del cuerpo se libera en el torrente sanguíneo aumentando su valor.

Si han pasado varios días y los síntomas se han intensificado conviene incluir:

  • Troponina. – vinculado con daño cardiaco también se ha visto aumentada en pacientes con COVID-19
  • Proteína c reactiva. – un marcador obligado para detectar inflamación en diversas partes del cuerpo.
  • Pruebas de función hepática ( transaminasas).- Se han visto elevadas en muchos de los enfermos de COVID-19
  • Pruebas de coagulación ( fibrinógeno y tiempo de protrombina).- Un buen porcentaje de los enfermos ven afectados sus parámetros de coagulación

Tiene otra ventaja el realizarse estas pruebas cuando un paciente presenta los síntomas, que los resultados están habitualmente el mismo día, en cambio en la prueba molecular los tiempos son en promedio de 72 horas o más dependiendo la demanda de la prueba que se ha incrementado. Lo que nos lleva a perder tiempo para decisiones valiosas, lo recomendable es mientras esperamos el resultado de la prueba molecular ya contar con los primeros indicadores de seguimiento de la posible enfermedad.

Debemos tener en cuenta que la prueba que se reconoce para diagnosticar la enfermedad COVID-19 es la molecular por RT-PCR porque detecta el material genético específico del virus, pero también cómo especialista de laboratorio debo comentar que la IFCC (Federación Internacional de química clínica) ha publicado que existe un porcentaje en las muestras de hisopado nasal que no alcanzan a colectar la cantidad viral suficiente y dan un resultado falso negativo, lo que ha generado que varios pacientes que tienen COVID-19 y están en cuarentena en sus domicilios basados en un resultado de laboratorio negativo, no se atiendan o canalicen apropiadamente y se complique su estado llegando a hospitalización en condiciones graves.

Por todo lo anterior que el enfoque para detectar, dar seguimiento y pronosticar el avance de esta enfermedad sea un enfoque integral empleando todas las herramientas de laboratorio que estén disponibles. Con el avance del conocimiento de esta enfermedad se irán incorporando pruebas que darán herramientas adicionales a los profesionales de la salud para un enfoque más basado en la evidencia que en la creencia.


Fuente: http://eliasmirandag.com.mx/wp/2020/05/01/pruebas-de-laboratorio-que-se-perfilan-para-el-seguimiento-y-pronostico-del-covid-19/#.XqyuN0zBCnM.whatsapp